Comercial o desarrollador? Continuación

Por Patricia Seuba el 2 noviembre, 2010 en Informático |

Con el post anterior quise acercar un poco al mundo informático, siendo lo más diplomática posible, pero es cierto que en este gremio, y tal como se dice por un comentador, ayer, las categorías, son un simple modo de agrupar a la gente y ponerla uno debajo de otro o a otro encima de uno. Esto es como el famoso dichoso del vaso, ¿está medio vacio o medio lleno? Depende desde donde se mire.

Pues en esto de las categorías informáticas ocurre lo mismo. Depende de quien sea el empleador, dependiendo de la cultura de la empresa y dependiendo de la capacidad de una empresa para asumir ciertos perfiles.

Recordando un poco el post de ayer, del que he querido continuar hoy, estaba definiendo las categorías comenzando desde abajo y llegamos a definir el analista-programador.

Después de esta categoría, tenemos el analista orgánico, cuya labor es la de coger las especificaciones de alto nivel dadas por el analista funcional y traspasarlas al analista-programador o si no lo hubiera, al programador pero “destripando” las especificaciones para que el programador que sólo escribe el programa, se dedique a esta labor y no, a intentar entender las especificaciones. Vamos, para que el programagor, pueda dedicarse de la forma más eficaz a realizar un programa que haga lo que le dicen que tiene que hacer.

El analista funcional es para mi gusto, al igual que el programador, una pieza clave en todo este engranaje. Es la persona que escucha lo que el cliente quiere hacer, lo que quiere encontrarse al encender el ordenador, al abrir una aplicación, al pulsar sobre un botón,…
El analista recogerá todas las especificaciones del cliente y las expondrá en un documento, legible tanto para el analista orgánico como para el cliente, ya que es importante que el cliente sepa que realmente se va a hacer lo que pensaba y que no ha habido un entendimiento incorrecto de lo que necesitaba.
Para ello, el analista mantendrá diversas reuniones con el cliente, concretando cada uno de los puntos. Esta labor, si se realiza correctamente, nos ayudará a tener al cliente más contento que si al final se da cuenta que de lo que contó o de lo que pidió hasta lo que se le hizo va una distancia muy grande.

La siguiente categoría definida en el gráfico es la de Consultor, que no deja de ser un escalafón más, en algunas empresas para llegar a Jefe de Proyecto. La realidad es que puede estar dentro de esta pirámide o separado como tienen algunas empresas, donde la parte de consultoría es una rama diferente de la empresa y donde se encuentran los “gurús” de las diferentes áreas, productos,… Este perfil tiene, para mi gusto, dos labores primordiales y no menos importantes una de la otra. La primera debería ser la de saber aconsejar a un cliente, con los productos de una empresa, de lo que se le puede hacer o asesorar sobre como realizar las diferentes tareas que quiere hacer. La otra, muy importante, es saber escuchar al cliente, ya que puede ser una entrada muy fuerte de trabajo para una empresa si el consultor sabe orientar bien las especificaciones del cliente y ver su futuro dentro de la empresa en la que está. Es posible que no todas las empresas vendan todos los productos que todos los clientes quieren, con lo que es posible que si la empresa se declina por ciertos productos y muchos clientes que visita el consultor, tienden a determinada labor, ponga al día a la empresa para que se haga en un futuro el desarrollo. ¿semejante a un comercial?

Continuará…

Etiquetas:

1 Comentario

  • Margarita dice:

    Es cierto, para mi, un informático, lo sabe todo todo!! Estoy expectante a ver como acaba esta historia!

Copyright © 2010-2016 Patricia Seuba All rights reserved.

Desarrollado por: Sioseo